lainformacion.comViajes

Practicopedia > Categorías > Viajes > Tipos de Viaje > Cómo preparar una acampada

Cómo preparar una acampada

Aléjate por unos días de la tecnología, del ruido, de las prisas y del estrés cotidiano

acampada.jpg
Hay que ser muy metódico cuando se prepara una acampada libre. FOTO: © Togir | Dreamstime.com

01/07/2009 por: Arcadia

La acampada libre es la forma de entrar en contacto con la más pura Naturaleza. Pero hay que tener en cuenta que de acampada no tendremos ni siquiera las comodidades mínimas que ofrece un camping. Por eso, prepararse bien es fundamental.

  1. 1 ¿Cómo elegir el sitio ideal?

    Para escoger el sitio perfecto, piensa que la Naturaleza debe sustituir naturalmente todos los utensilios "artificiales" y las comodidades de tu vida cotidiana.
    Lo ideal es que busques un lugar en un bosque o zona arbolada (las copas y los troncos de los árboles te serán de gran utilidad contra el sol, la lluvia o el viento).
    Sería conveniente que cerca hubiera una fuente o manantial de agua potable.
    Busca un sitio que no sea muy frecuentado, pero que al mismo tiempo no esté muy distante de un lugar habitado (podrías tener una emergencia y no es conveniente estar distante del punto de ayuda más cercano).

  2. 2 La tienda de campaña.

    Es importante que la guardes siempre limpia y seca, así cuando la saques en el momento de acampar no te la encontrarás sucia, húmeda o llena de moho.
    Para instalarla busca un terreno llano y ligeramente elevado. Así, si llueve, el agua discurrirá naturalmente y la tienda estará más protegida. De todas formas, si se prevén lluvias, no estará de más que hagas una pequeña zanja alrededor de la tienda a modo de canaleta que guíe el agua hacia abajo.
    Antes de plantarla, limpia de ramas y plantas la superficie donde la pondrás para evitar que haya ramitas o piedras que puedan dañar el suelo de la tienda de campaña. Si en la zona hay helechos o hierba seca, haz un lecho en el suelo sobre el que pondrás la tienda. Te ayudarán a aislarla de la humedad.
    Monta la tienda de campaña bien tensa, contando las piquetas que usas para fijarla (así luego podrás asegurarte de haberlas quitado todas) y sin olvidarte de dejar un mínimo de 10 centímetros entre la tienda y su doble techo para evitar que el agua cale el interior en caso de lluvia fuerte.
    Si conoces la dirección del viento que normalmente domine en la zona, coloca la tienda con la puerta orientada de cara a ese viento.
    No conviene situar la tienda en la base de la pendiente fuerte de una montaña o montículo. Si llueve y se desprende algo de tierra, podría caernos encima.
    En días de vendaval o lluvia intensa conviene destensar ligeramente las cuerdas (llamadas también vientos) que sostienen la tienda.

  3. 3 La mochila.

    Debe ser de nylon resistente y de forma bastante regular para que no nos desequilibre.
    Cuando la tengas, utiliza la cabeza para prepararla. Para empezar, piensa que deberás cargar con ella, así que procura que su peso no suponga más del 15% de tu propio peso. No la cargues con cosas inútiles.
    Para organizarla, haz una previsión de las cosas que posiblemente te serán menos útiles y sitúalas en el fondo. Deja la parte superior para los objetos que sabes que te serán imprescindibles y los bolsillos exteriores para aquellos de uso frecuente (brújula, gorro, guantes, tentempiés...). No cuelgues de ella cosas que se puedan perder o enganchar durante la marcha.
    Lleva la ropa justa, cómoda y lo más ligera posible. Es importantísimo dar prioridad a un buen par de botas de trekking y calcetines de algodón.

  4. 4 El saco de dormir y la esterilla.

    La esterilla te aislará del suelo y te evitará la incomodidad de sentir pequeños guijarros que se claven en tu cuerpo.
    Para el verano escoge un saco de dormir ligero que transpire y no te dé demasiado calor. Lávalo bien después de cada acampada para encontrártelo limpio y sin olores la próxima vez que te haga falta. Para lavarlo, bastará dejarlo a remojo en agua fría y detergente neutro durante unas horas y luego secarlo a la sombra. Durante su uso en acampada, asegúrate de ventilarlo cada mañana durante unos minutos.

  5. 5 Los cacharros y la comida.

    No te hace falta llevar toda la vajilla. Te bastarán una pequeña sartén (que puede hacer las veces de plato), un vaso de metal con asas, un abrelatas (el clásico, pequeño y a bisagra, nada de sofisticaciones) y una navaja multiusos que contenga tenedor. También debes llevar una cantimplora metálica y con funda (siempre llena),
    Es importante que mantengas limpios estos utensilios, pero también lo es que recuerdes que no se deben dejar residuos en los ríos, así que prohibido lavar los platos con jabón. Como mucho, sólo enjuagarlos.
    En cuanto a la comida, por más que resulten prácticos, conviene evitar los alimentos enlatados. También aquellos que requieran de fuego para ser cocinados, en la medida de lo posible. Si vamos a hacer una caminata conviene preparar bocadillos. Llena tu mochila con frutos secos, galletas saladas y dulces, embutidos envasados al vacío, queso en porciones, ensaladas preparadas y otros productos que no requieran de refrigeración.
    Respecto al agua, no puede faltar. Si encontramos una fuente natural de agua e ignoramos si es potable, lo principal es potabilizarla hirviéndola. También se puede potabilizar añadiendo una gota de lejía por cada litro de agua y dejándola reposar. Para combatir el sabor de la lejía, unas gotas de limón en el agua ayudarán.
    Importante: los desperdicios se deberán descargar en lugares apropiados e indicados expresamente para ello. Si no se encuentra dónde dejarlos, y aunque resulte incómodo, deberán ser transportados de vuelta a la ciudad y ser deshechados allí.

  6. 6 Todos contra el fuego.

    Se debe respetar escrupulosamente la prohibición de hacer hogueras. Si te va a hacer falta fuego, lleva en la mochila una pequeña cocina de gas o, mejor todavía, una minibotella recargable.

    En caso de que esté permitido encender fuegos, de todas formas deberás tomar todas las precauciones oportunas. Haz el fuego en trinchera: excava una zanja de medio metro de largo, un palmo de ancho y uno de profundidad. Tambien puedes excavarla en forma de 'V' invertida y hacer el fuego entre las dos aristas. Protégela del viento haciendo un pequeño muro de piedras o tierra y vigila constantemente el fuego, sin avivarlo demasiado. Otra opción de seguridad es hacer las hogueras en profundidad: excava un agujero en el suelo, de al menos tres palmos de hondo y dos de diámetro. Limpia el suelo de hojas y ramas alrededor del agujero y luego haz una segunda circunferencia con piedras, a modo de muro. Haz el fuego dentro del agujero grande con pequeñas cortezas y ramitas y luego cúbrelo con ramas gruesas. Para que no se sofoque, oxigénalo abriéndolo de vez en cuando.

  7. 7 El aseo y el botiquín.

    Debes llevar las cosas imprescindibles para tu higiene personal: Jabón en pastilla, pañuelos de papel, cepillo y pasta de dientes, cepillo para el cabello, cremas solares y aftersun, antimosquitos y post-picaduras.
    No olvides esta norma de higiene: Una cosa que deves evitar es dejar rastros y excrementos en los alrededores, por lo que deberás hacer un agujero en el que hacer tus necesidades y después cubrirlas.

    Por otra parte, no te puede faltar un botiquín con gasas hidrófilas y gasas 'vaselinadas', tiritas, desinfectante, tijeras, lazo de goma para hacer torniquetes, amoníaco, algodón y un kit de tablillas para fracturas.

  8. 8 Precauciones importantes y material de emergencia.

    Hay algunos elementos que pueden resultarte muy úitles en caso de problemas: Una aguja normal y otra algo gruesa, hilo normal e hilo de nylon, una caja de imperdibles medianos, cinta de nylon de varias anchuras, tensores de aluminio de repuesto, cuerda de nylon de repuesto (te puede hacer falta si se te rompe algún viento), cinta aislante, un trozo de tela robusta o cuero grueso, un trozo grande de plástico muy ligero (pueden valerte algunas bolsas de basura cortadas por los laterales), parches de caucho, disolvente, tijeras y una navaja multiusos.

  9. 9 Y recuerda: acampa sólo si está permitido.

    Infórmate antes de salir de si está permitido acampar en la zona que has elegido como destino. Hay áreas en las que está terminantemente prohibido hacerlo, y dicha prohibición tiene que ser rigurosamente respetada.
    Se trata de que entres en contacto con la Naturaleza, no de que la Naturaleza pueda sufrir alguna alteración o daño por culpa de la presencia de campistas.

También te puede interesar

Cómo hacer el Camino de Santiago

Las diez mejores rutas de senderismo en España

Cómo organizar una escapada de fin de semana

 

Deja tu comentario

Normas de uso

Aviso legal

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Subido el 01/07/2009 por:

  • 0 Vídeos
  • 35 Textos
  • Total: 35

Artículos relacionados

Videos relacionados